ENFOQUE BOBATH

Posted on Posted in Rehabilitacion Neurologica

El enfoque BOBATH fue desarrollado, entre los años 1940 a 1950, para el manejo de niños con Parálisis Cerebral Infantil y del adulto hemipléjico, por el Dr. Karel y su esposa Bertha Bobath. Este método de tratamiento, continúa siendo uno de los más utilizados en el manejo de pacientes con alteraciones neuromotoras.

Su visión rehabilitadora, se basa en el conocimiento del desarrollo neurológico. De aquí que también se le conozca como terapia de neurodesarrollo.

El método se basa en el estudio de los componentes normales y anormales del movimiento. La Sra. Bobath, observó y analizó cuidadosamente el movimiento de personas sanas, y lo comparó con el de de niños y adultos con daño neurológico. De esta manera fue capaz establecer una serie de principios terapéuticos encaminados a facilitar los componentes normales del movimiento, al mismo tiempo que se inhiben los anormales.

En la actualidad, los fundamentos del método han variado en relación a las nuevas teorías neurocientíficas, sin embargo, el manejo mantiene su esencia.

El terapeuta guía, con sus manos, las respuestas motoras del paciente. Constantemente favorece posturas adecuadas, que por un lado promueven un movimiento de calidad, pero que a la vez impiden que se desaten respuestas reflejas desorganizadas que puedan interferir con la funcionalidad del paciente. Conforme el paciente gana control sobre su cuerpo, el terapeuta lo asiste y dirige cada vez menos.

La reprogramación del movimiento siempre se basa en la realización de una tarea funcional específica. Lo anterior quiere decir que el trabajo del paciente estará encaminado a la realización de una actividad de la vida diaria, como puede ser: vestirse, bañarse, comer, caminar con la finalidad de trasladarse de un lado al otro, peinarse etc…

La terapia de neurodesarrollo no utiliza ejercicios repetitivos, siempre patrones de movimientos encaminados a realizar una función.Imagen2

Para recibir este tipo de tratamiento, el paciente deberá asegurarse de que el terapeuta este entrenado y certificado en este manejo.

Por ahora dejo esta información y queda abierta la posibilidad de ahondar más en ella de ser necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *